English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

www.masajes-xiaoying-madrid.com

martes, 4 de enero de 2011

Chi Kung (Qi Gong) para la Salud

Qigong  resulta de la combinación de dos ideas:

  "Qi" el aire, el aliento de la vida, o energía vital que fluye a través de todas las cosas en el universo.
  "Gong" que viene a significar como  la habilidad de trabajar con, o el cultivo, la autodisciplina y el logro..

Situando éstas dos ideas juntas, Qigong significa la habilidad de cultivar la energía vital, o la capacidad de trabajar con la energía electromagnética, (la bioelectricidad) del cuerpo. Trabajo con la Energía: Integrando cuerpo, mente y espíritu para que se expresen como una unidad.
Qigong es una práctica mente-cuerpo, que mejora la salud tanto mental como física por la integración de posturas, movimientos, técnicas de respiración, y el trabajo con la intención enfocada.

>> Qigong Médico:

El Qigong Médico es una de las modalidades terapéuticas de la medicina china. Se trata de un sistema integral de atención de la salud frente a la causa de los síntomas o la enfermedad, y trata al cliente como un todo, (posee una visión holística e integral del ser humano y de sus posibles tratamientos).
El Qigong Médico es una antigua forma de medicina energética china, y es una de las cuatro ramas principales de la Medicina Tradicional China (MTC), junto con la acupuntura, la fitoterapia y masaje médico (Tui Na). Al igual que con las otra "ramas" de la MTC, la curación se produce a través de reequilibrar el qi o energía electromagnética que rodea e impregna todos los seres vivos.  
Ofrece  posibilidades de una manera segura y eficaz para ayudar a librarse de los muchos años de interrupciones electromagnéticas en el cuerpo causadas por lesiones, cirugía, influencias químicas y ambientales, cambios emocionales y el propio envejecimiento.
Qigong Médico se puede dividir en dos métodos: Qigong aplicación interna o auto-tratamiento y Qigong externo o de emisión de Qi.
      
Ø  Qigong interno o auto Tratamiento:
Qigong interno es una parte importante de Qigong terapia. Esta forma de Qi Gong es practicado por uno mismo para lograr un propósito específico. Una forma psico-fisiológica de autorregulación, el qigong interno regula el qi del cuerpo a los efectos de la armonización de nuestros sistemas de energía interna para la mejora de la salud y prevención de enfermedades. Por lo general, se trata de la respiración simple y ejercicios de movimiento o meditaciones sentado. trabaja la Energía Vital en el bajo abdomen o Dantian Inferior para, posteriormente, hacerla fluir hacia las extremidades.
Mediante posturas estáticas, en las que la relajación y la respiración abdominal juegan los factores clave, se produce y acumula Energía Vital.
El Zhan Zhuang, es un claro ejemplo de qigong de cultivo interno.


Ø  Qigong externo o de emisión de Qi:
Qigong externo se refiere al proceso mediante el cual los practicantes de Qigong directa o emiten su qi a los demás para purgar y liberar las emociones tóxicas en los tejidos del cuerpo, eliminar estancamientos energéticos, así como tonificar y regular los órganos internos, sistema inmunológico, y los campos energéticos. El médico puede tocar áreas en el cuerpo de la otra persona o simplemente pasar las manos sobre el cuerpo. En el cultivo externo la intención mental y conciencia se focaliza en los grupos musculares de las extremidades, brazos y piernas, en los que se ejerce una suave tensión y distensión, lo cual favorece un incremento de potencial de Energía Vital en esas zonas; la diferencia de potencial que se origina es la que mueve la Energía Vital por los meridianos desde las extremidades hacia el tronco para alimentar a los órganos, es decir, la Energía Vital fluye de las zonas de mayor a menor concentración para equilibrarse.
Existen varias series de ejercicios que cultivan externamente la Energía Vital, Los Cinco Animales, Clásico para el fortalecimiento del Músculo y Tendón o el popular  Las ocho piezas del brocado.


Los ejercicios de Qigong practicados periódica y adecuadamente pueden:

     - Mejorar la fuerza física y energía (Qi).
     - Ayuda a aliviar el dolor, las enfermedades y problemas físicos.
     - Mantener y mejorar su estado de forma física y mental.
     - Proporcionar una sensación de tranquilidad, comodidad, equilibrio  y  rejuvenecimiento.
     - Ayuda en el aumento de la longevidad y buena salud en general.
     - Qigong puede reducir o eliminar alguno de los síntomas y condiciones que para la medicina alopática pueden  resultar resistentes o ambiguos.

 A principios de la década de 1980, los científicos en China comenzaron a estudiar los beneficios médicos reclamados durante mucho tiempo por el qigong. Desde entonces, la investigación sobre cientos de aplicaciones médicas de qigong han sido reseñadas en la literatura china. De especial interés para el presente artículo son los informes clínicos de los beneficios médicos del qigong que pretenden retrasar o revertir algunas enfermedades asociadas con el envejecimiento.

La mayor parte de la investigación original fue reportada en China, pero el acceso en otros idiomas a la mayoría de este material es posible en función de las actas de las conferencias internacionales de qigong. Existen numerosos informes sobre los efectos del qi en los sistemas vivos y las funciones y órganos del cuerpo humano.
En concreto, algunas pruebas clínicas y experimentales indican que el ejercicio de qigong y qi externo afecta a diversas funciones y órganos del cuerpo. Una breve lista de algunas de las funciones y los órganos afectados por el qigong y las técnicas de medición empleadas (entre paréntesis), son: 

Ø  -el cerebro (EEG y magnetómetro),
Ø  -el flujo de sangre (termografía, sphygmography y rheoencephalography);
Ø  -funciones del corazón (presión arterial , electrocardiogramas y UCG),
Ø  -riñón (ensayo urinaria de albúmina);
Ø  -biofísicos (actividad de las enzimas),
Ø  -la función inmune,
Ø  -los niveles de hormonas sexuales (análisis de laboratorio),
Ø  -la vista (clínico)… etc

>> Balanceado terapéutico de los meridianos y funciones corporales por el Qi Gong:
El profundo efecto que la práctica de qigong interior puede tener sobre el equilibrio entre las energías de los órganos y funciones del cuerpo se ilustra por medio de mediciones con electroacupuntura según Voll (EAV). En EAV la conductancia eléctrica de la piel por encima de los puntos de acupuntura de un individuo se mide con bajo voltaje y baja corriente. El diagnóstico depende de la medición de la conductividad eléctrica relativa y su dependencia del tiempo. Un criterio importante para el diagnóstico de la degeneración de un órgano es un "indicador de caída" que pueden ocurrir durante la medición cuando la conductancia alcanza un valor máximo aparente, pero luego disminuye antes de estabilizarse.

Las mediciones se realizaron en los 24 puntos de acupuntura que corresponden a los extremos de los 12 meridianos en los dedos de manos y pies de los sujetos, siendo éstas realizadas por el mismo operador y equipo.
A los sujetos se les pidió realizar un ejercicio de Qigong de su elección por un tiempo entre 10 a 15 minutos, por ejemplo, la meditación sentado o de pie o movimientos específicos de qigong. Dos series de mediciones de EAV se hicieron antes y después de la práctica de qigong.

En la primera serie, cuatro sujetos fueron examinados por EAV antes y después de practicar el qigong. El ejercicio de Qigong disminuyó el promedio de los valores medidos EAV de los cuatro sujetos en el rango de -19 a -31% (p <0,004). El Qigong había eliminado casi todas las gotas de indicador.

En la segunda serie, cada uno de los siete sujetos fue examinado por EAV tres veces en un protocolo anónimo, por lo que el operador no sabía si un sujeto había practicado Qigong antes del examen o no. Los resultados mostraron que el ejercicio de qigong había cambiado los valores medios medidos EAV en el rango de -17 a -35% para los cuatro temas y en el rango de 4 a 15% para los tres sujetos. El indicador cae de nuevo y se redujeron notablemente.

Estos resultados preliminares muestran que la práctica de Qigong interno puede hacer cambios significativos en el equilibrio de los sistemas terapéuticos de los meridianos y órganos.

En un mismo tipo de estudio, la corriente eléctrica en los puntos de acupuntura en 14 meridianos se midió utilizando una única tensión de onda cuadrada de pulso. Tanto en un maestro de qigong, que emite qi, y un receptor de qi de forma simultánea y continua. Los resultados muestran que el Qigong interno y externo pueden producir valores diferentes en algunos parámetros de medición, y también un comportamiento síncrono se observó entre el emisor y el receptor.


>> Breve conclusión:
La información presentada aquí tiene la intención de ilustrar el potencial de la práctica del Qigong para restaurar las funciones normales del cuerpo en personas con enfermedades crónicas, muchas de las cuales aceleran el proceso de envejecimiento. 

La conclusión principal de muchos estudios es que el ejercicio de Qigong ayuda al cuerpo a curarse a sí mismo. En este sentido, el Qigong es una medicina natural contra el envejecimiento.
Qigong puede resultar un complemento perfecto para la medicina occidental como vía para proporcionar una mejor atención sanitaria. Por ejemplo, el Qigong tiene un valor especial para el tratamiento de enfermedades crónicas y como medicina preventiva, mientras que la medicina occidental tiene un valor especial para el tratamiento de enfermedades agudas. 

Hay muchas aplicaciones médicas de qigong que pueden complementar la medicina occidental para mejorar la atención de la salud. Algunos ejemplos incluyen problemas crónicos como hipertensión, enfermedades cardiovasculares, el envejecimiento, el asma, alergias, problemas neuromusculares, y el cáncer. Este asunto, en mi modesta opinión, merecen una consideración atenta por parte del cuerpo médico occidental.
El Qigong considera al individuo como un todo. Fue diseñado para enriquecer la calidad de vida de las personas a través de la reposición de la fuente misma de su ser. 

Qigong, aporta a cada uno su propio viaje. Con práctica y paciencia, usted puede encontrar la ruta al equilibrio interno y el bienestar.
En próximos artículos, profundizaremos sobre las aplicaciones concretas del Qi Gong para problemáticas y desórdenes orgánicos específicos, (Diabetes, Artritis, Hipertensión, Pérdida de peso, Ansiedad, Dificultades del sueño… etc).